¿Qué nos llevamos de 2020?

2020 año de crisis sanitaria, pero no solamente

 

El 2020 será recordado como el año del Covid, de la pandemia, de la incertidumbre, del miedo, de no poder ver a nuestros seres queridos, de las mascarillas, del gel hidroalcohólico y de las restricciones. 

Somos conscientes de lo difícil que será para muchas personas sacar aspectos positivos de este pasado año, porque, de hecho, también nos cuesta a nosotros hacerlo (¿quién en su sano juicio se atrevería a definirse como optimista en 2020?). 

Sin embargo, ante un panorama tan poco esperanzador, marcado por el lento avance del plan de vacunación, es necesario, más que nunca, recordar que somos nosotros mismos —y no las cosas que nos ocurren— los dueños de nuestro destino. Por ello, con este post, queremos invitarte a hacer un ejercicio de reflexión que ponga de manifiesto que este año también ha tenido cosas muy buenas. 

 

Crisis: sinónimo de oportunidades

Se suele decir que en tiempos de crisis pueden surgir oportunidades. Sin embargo, con este post no queremos demostrar que una crisis es, en sí misma, una oportunidad, sino que uno mismo lo es y el generar oportunidades depende de nosotros. De hecho, nacimos en 2011, en plena crisis económica. Ya por aquel entonces supimos identificar un cambio de paradigma al que nos adaptamos para crear la agencia. Este año, también hemos aprendido muchas lecciones y nos hemos dado cuenta de que esta adversidad nos ha motivado, no solo a prevalecer, sino a crecer y a hacernos más fuertes. 

 

Los puntos más positivos del 2020

 

Adaptación y cambio

La crisis del Covid ha hecho a algunas industrias tambalearse mientras que otras han salido fortalecidas. Esto ha propiciado un cambio en nuestra agencia que nos re-dirigiese hacia aquellos sectores o tipologías de empresas que podían soportar la extensión de la crisis con más fortaleza, adaptándonos a este nuevo entorno. Por ejemplo, nos hemos adaptado al cambio de rumbo de la industria de la moda, apostando por marcas de moda con valor agregado, como Sepiia (moda inteligente) y Tropicfeel (moda sostenible). 

 

Transformación digital y creativa

La pandemia ha cambiado nuestros hábitos de consumo y se puede afirmar que somos más digitales que nunca. En The Apartment, hemos tenido que actuar en tiempo récord para dar respuesta a este nuevo contexto. Hemos dejado de lado fórmulas que antes utilizábamos mucho con nuestros clientes, como, por ejemplo, la organización de eventos, y hemos identificado soluciones digitales alternativas, fundamentalmente a través del marketing digital y de las redes sociales. Además, también hemos detectado la necesidad de adaptar la imagen de las marcas al nuevo contexto global. En este sentido, con el objetivo de trabajar en pos de esta transformación digital y creativa, hemos creado Studio The Apartment, un estudio de branding que ofrece soluciones de diseño gráfico, creatividad, marketing y publicidad digital o gestión web, entre otros. 

 

Organización del trabajo

Como la mayoría de oficinas en España, hemos adoptado el teletrabajo como la nueva forma de rutina laboral. Ante el riesgo de exposición, no solo en nuestros puestos de trabajo, si no en los trayectos de ida y vuelta para llegar hasta él, hemos optado por esta vía para intentar minimizar todo lo posible los desplazamientos. Pese a esta nueva forma de organización del trabajo, los niveles de productividad y calidad se han mantenido intactos. En una agencia de comunicación como la nuestra, todo proyecto implica la coordinación de un gran equipo de trabajo: director de comunicación, director creativo, social media manager, ejecutivo de cuentas, etc. Por este motivo, consideramos que, si el flujo de comunicación interna antes era crucial, desde que se ha estipulado el trabajo en remoto es, si cabe, más importante. Por ello, el haber implementado herramientas de seguimiento diario (videoconferencias, emails, incluso whatsapp) ha sido fundamental para la correcta organización de las tareas. 

 

Personas

Tras meses de confinamiento, reuniones virtuales y distanciamiento social, nos hemos dado cuenta de lo fatigosa que es la soledad y de que necesitamos mucho de los demás para sobrevivir. La situación que estamos atravesando nos ha permitido acercarnos a nuestros compañeros de trabajo de otra manera. Ahora, aunque sea a través de una pantalla, conocemos su casa, a sus hijos y cuáles son sus nuevas rutinas. Hemos aprendido a valorar más la cercanía con nuestros clientes y con nuestros compañeros de trabajo y un “¿qué tal?” encabeza los emails y pone inicio a las llamadas. La cercanía va más allá de lo laboral, y se extiende a la salud y a las personas. 

Ahora, cada vez que nos reunimos, aunque sea con distancia y por poco tiempo, es una fiesta. 

¿Necesitas más información? Contacta con nosotros.